La cubana que deslumbra Hollywood

La cubana que deslumbra Hollywood

Algunas personas la recuerdan como Carolina, en la serie española El Internado. Otras la verán en la película 25 de James Bond, en el thriller erótico Deep Water, en The Night Clerk, en Sergio o en Blonde. Todos largometrajes con importantes figuras del séptimo arte en los Estados Unidos y el mundo.

De Armas, según entrevistas (revista Garbos o Vanity Fair), revela ser una cubana sencilla, a pesar de aparecer en los Globos de Oro con un vestido de Ralph y Russo o de posar en Beverlly Hills con ajuar de Valentino.

Quienes la han aprendido a conocer, más allá de sus personajes, reconocen en ella a una cubaba tenaz, perseverante y feroz. Y cada día intenta sobreponerse a los estereotipos que encasillan a las actrices latinas en los moldes de sensualidad y sabor.

Ana de Armas llegó a España con 18 años y las puertas se le abrieron bastante rápido. No fue lo mismo en Estados Unidos, donde el inglés le exigió un plus por encima de su talento. Sin embargo, hoy tiene 31 años y representa un orgullo para Latinoamérica y para Cuba, por lo lejos que ha llegado en su carrera artística.

El estilo de Ana de Armas

Para sus apariciones de gala la cubana es asesorada por la estilista Karla Welch.

En eventos ligados a la prensa, por ejemplo, se le ha visto con varias prendas nude de corte sencillo, a las que, indudablemente le otorga un aire sexy y elegante.

Durante la presentación de James Bond a los medios de comunicación se le vio usando un minivestido de encaje y transparencias de color nude, que llamaba mucho la atención hacia su figura.

En el estreno en Londres de Knives Out, por su parte, dio un giro estético sugerente al exhibir un esmoquin con camisa de chorreras. Algunas de sus apariciones más sensuales han estado ligada a un maxi vestido rojo de Versace.

Tampoco renuncia a looks más juveniles y poco convencionales.

Deje un comentario